Grupo Capisa analiza con el PP las perspectivas de la ganadería canaria

  • El diputado autonómico Juan Manuel García Casañas y el consejero de sector primario del Cabildo de Tenerife, Valentín González, esbozaron las líneas estratégicas de la formación política para el sector primario
  • Coinciden en que la agilidad en los mecanismos del REA es fundamental para el buen funcionamiento de la actividad pecuaria
Las Palmas de Gran Canaria, 5 de enero de 2024.- El director general de Grupo Capisa, Samuel Marrero, acompañado de otros directivos de la empresa han analizado en una reciente reunión el estado y perspectivas de la ganadería canaria con varios integrantes del PP de las Islas. El encuentro se celebró en las instalaciones de Graneros de Tenerife y a él asistieron Juan Manuel García Casañas, diputado regional adscrito a la Comisión de Agricultura y el consejero de Sector Primario del Cabildo tinerfeño, Valentín González.

Temas

Los principales temas sobre los que se intercambiaron pareceres fueron el proceso de establecimiento de nuevas granjas y la legalización de las ya existentes, un camino lleno de dificultades para los profesionales del campo; las fórmulas para agilizar la gestión del REA, en especial de los cereales y el resto de alimentos para animales de producción; la compleja gestión de los residuos ganaderos y las alternativas que ya están en marcha en varias islas, además de un análisis detallado del sistema de ayudas públicas, su orientación y futuro para una mayor eficiencia.

Como telón de fondo de este encuentro, la puesta en valor estratégico de los productos canarios y la necesidad de aumentar el autoabastecimiento sobre bases sólidas. Esto fue considerado por todos clave para un sector próspero que necesita atraer a los jóvenes. Las nuevas generaciones deben continuar y mejorar las explotaciones -especialmente en el caso de ganadería- introduciendo las grandes ventajas tecnológicas del presente y una perspectiva más empresarial en la gestión, señalaron.

Materias primas

El director general de Grupo Capisa, Samuel Marrero dijo que en el caso de las materias primas para la elaboración de piensos y otros alimentos animales, principal actividad de Grupo Capisa, sería necesario que las administraciones mantuvieran un contacto constante con la Industria canaria: “Todas las fábricas, las nuestras y las de la competencia, tienen información valiosa sobre el estado de las materias primas, los mercados de futuros y sobre las previsiones actualizadas de cómo previsiblemente se comportarán los precios”.

Marrero señaló, además, que “en la última crisis con la guerra de Ucrania estuvimos advirtiendo durante un año de lo que se venía encima y no se nos escuchó. Se podrían haber ajustado los mecanismos del Régimen Especial de Abastecimiento (REA) y las ayudas y compensaciones, y evitar en gran medida la debacle que sufrió el sector”, aseguró.

En este sentido, vaticinó que los próximos meses se prevé estabilidad de los precios, que llevan un año moderándose y, salvo excepciones como el caso de las soja (que tiene un comportamiento económico muy volátil y precios muy altos) los costes de las importaciones de cereales y el resto de alimentos irán volviendo a la normalidad.

Los representantes del PP apuntaron la necesidad de optimizar la gestión del REA, en especial prever con agilidad el consumo interior por productos para que todo el dinero que viene de Europa llegue a los ganaderos y no sobre balance.

Así, este año recién concluido, tendrá que devolverse a Bruselas en torno a un 20 por ciento de dinero que la UE había asignado para las partidas del REA

Agilizar el REA

La delegación del PP y los representantes de Grupo Capisa coincidieron en que las revisiones en el REA deben ser cada poco tiempo y empezar casi desde comienzo del año, para que el mecanismo sea flexible y se adapte a la realidad del mercado. Esto también permitiría, según explicaron, que los ganaderos hicieran mejores previsiones sobre la compra de cereales y forrajes, así como para calcular inversiones como la importación de terneros y la recría. Todo esto, señalaron, contribuiría al incremento de la cabaña ganadera y mayor autoabastecimiento a mejores precios, que es el objetivo del REA y del propio POSEI.

Marrero recordó “la promesa incumplida por los últimos gobiernos de incluir representantes de la ganadería y la agricultura canaria en la mesa del REA”, que es en la que se discuten muchas de las modificaciones. Actualmente Asaga participa, pero como parte de CEOE y no como representación neta de la actividad agroganadera.

Residuos

Uno de los mayores problemas de la actividad ganadera es el tratamiento y valorización de los residuos. Los principios de la economía circular y la economía verde exigen dotar de soluciones tanto desde el punto de vista de la organización territorial como de las distintas propuestas tecnológicas.

Valentín González, consejero Delegado de Sector Primario y Bienestar Animal del Cabildo de Tenerife, explicó los pormenores de la iniciativa insular y de Asaga de dotar a la isla de plantas móviles de tratamiento de residuos ganaderos. Según dijeron, actuarán a petición de cada ganadero acudiendo a las granjas para procesar in situ los purines.

Al mismo tiempo, se detuvieron a analizar los sistemas que se están adoptando en otras islas, tanto desde la iniciativa privada como pública y coincidieron en la necesidad de poseer un marco común para la correcta gestión de los residuos, ya que la obtención de permisos es uno de los grandes obstáculos.

Incremento de la producción

Samuel Marrero explicó que “en Grupo Capisa estamos en constante contacto con los ganaderos, no sólo como clientes de nuestras fábricas de piensos, sino como colaboradores y al final personas, familias con las que mantenemos contacto estrecho en ocasiones desde hace décadas. Conocemos el sector muy bien, y nos preocupa los frenos que hay actualmente a la inversión”.

Así introdujo el complejo asunto de los permisos y trámites para dar una dimensión mayor a muchas explotaciones y para crear otras nuevas. Las dificultades para obtener los permisos son enormes, especialmente por los problemas de planeamiento, el solapamiento de administraciones y la planificación: “existe un problema de falta de pensamiento estratégico para la ganadería canaria, dijo Marrero”, que agregó que “en los contactos que hemos venido manteniendo durante años con los sucesivos responsables del área a nivel regional, nos damos cuenta que todos estos obstáculos que están ahí año tras año no se remueven”.

Según Marrero, actualmente hay empresas y capital dispuestos a hacer inversiones importantes en ganadería en Canarias. Las grandes superficies demandan producto kilómetro 0, hay ganaderos locales y foráneos deseando poner en marcha proyectos tanto en avicultura, como en porcino o vacuno. La realidad -aclaró- es que no podemos satisfacer la demanda y todos estos proyectos están parados, porque no podemos con la burocracia. Es una pena -agregó- porque son producciones de calidad, kilómetro 0 y que generan empleo y riqueza local”.

El diputado García Casañas apuntó que estos factores son los que en el fondo están condicionando el propio relevo generacional en el sector, otro de los graves problemas de la actividad. Señaló que era comprensible que en ocasiones los propios padres les dijeran los hijos que se dedicaran a otras actividades más rentables. “Sin embargo -continuó- no es cierto que no haya vocación y personas con ganas y formación para dedicarse a la ganadería y la agricultura. En muchos caos -continuó- hay explotaciones en segunda y tercera generación, pero hay que reconocer que las dificultades son enormes”, dijo.

Otro de los problemas que sufren los ganaderos que intentan incrementar el tamaños de sus granjas es la limitación de acceso a las ayudas públicas. Actualmente, existen limitaciones a la cuantía por el número de reses, dándose la paradoja que acceden a mayores ayudas los que menos reses tienen. De esta manera, quedan fuera de las ayudas las explotaciones mayores, que sin embargo en las últimas crisis son las que más pérdidas han sufrido.

Marrero pidió a los asistentes que “se haga un ejercicio de informar a los responsables políticos del sector primario, de la economía y la industria de que al quedarse los ganaderos más grandes al margen de muchas de las subvenciones en el Archipiélago -teniendo que soportar pérdidas sustanciosas durante años sin apenas ayudas- se fomenta la pérdida de las explotaciones más modernas y productivas, que son sin duda el futuro del sector en Canarias.

El director general de Grupo Capisa abundó en esta idea y señaló que “la ganadería va hacia la concentración para reducir costes y mejorar productividades” y las autoridades deben ser conscientes de que es necesario buscar una excepción para Canarias en las ayudas a estas explotaciones, agregó.

Los representantes del PP y de Grupo Capisa acordaron mantener abiertos los contactos e intercambiar información útil para conocer en tiempo real la situación ganadera y los problemas que se vayan planteando para que la acción de las administraciones y la coordinación con el sector sean lo más ágiles posibles.

Grupo Capisa y PP analizan el sector primario canario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio